Etiquetas

, , ,

Tras la hecatombe de 2027 el tiempo de los humanos acabó. Para siempre. No quedó nadie.

Siguió otro tiempo sin contar, pues los animales, vegetales y piedras no registran el tiempo.

Surgió la raza de los balunda. Unos descendientes venidos a menos de las ballenas que habían regresado a la Tierra.  Ganaron en sesos y perdieron en cuerpo. Prosperaron aprovechando cada escombro y despojo dejado por los humanos.

Pero nunca supieron cómo aprovechar los calendarios encontrados, porque el tiempo entre medias era indefinido.

Así, decidieron que solo cabía empezar de cero. Y no volver a perder el tiempo.

Aun con ello, algunos días parecían pasar como minutos, mientras otros eran largos como años.

Tal vez el tiempo era relativo.

Tal vez todo era relativo.

Tal vez la materia era energía.

Tal vez se podía despiezar la materia.

Tal vez la energía sería la llave del poder.

Tal vez la obra de un poderoso perviviera al tiempo.

Tal vez el control los haría invencibles.

Tal vez la información sería la llave del control.

Tal vez estaban a las puertas la nueva era.

Tal vez…

Siguió otro tiempo sin contar, pues los animales, vegetales y piedras no cuentan registran el tiempo.

Anuncios