Etiquetas

, , , , , , , , , , ,

Flash temiéndose que que Queen le haga una banda sonora

Flash temiéndose que que Queen le haga una banda sonora

Hubo un tiempo en que la humanidad soñaba con un futuro nuclear. Aun recuerdo viejos tebeos de Flash Gordon dibujados por Dan Barry donde los camiones eran nucleares.

Pero los comeflores y los verduritas terminaron imponiendo la falacia de que la energía nuclear de fisión es mala. Hablan, por ejemplo, de la Segunda Guerra Mundial. Pero nada dicen de que en Dresde el armamento convencional aliado causó unas 200.000 víctimas en tan solo un par de días. Podeis consultarlo en la Wikipedia si bien está también documentado en “Dresde, infierno diurno” y “Dresde, infierno nocturno” de “As de pique”.

En su uso civil, se quejan por unos pocos chilindrines liberados en Chernobil o Fukushima, obviando que las guerras del petróleo han causado millones de muertos en muy diversas partes del planeta, o que la explotación del carbón supuso la esclavitud para decenas de miles de trabajadores de la minería en toda Europa durante la Revolución Industrial.

Ecologistas intentando frenar el progreso cerca de Almaraz

Ecologistas intentando frenar el progreso cerca de Almaraz

La energía nuclear, pues, es una opción como otra cualquiera. Además, en España tenemos uranio de sobra. El hecho de que hasta ahora lo hayamos importado casi todo no es más que producto de los típicos prejuicios españoles hacia el progreso.

Un portátil o tableta con energía nuclear no habría de ser recargado nunca. Vendría con la batería (muy ligera) de serie y duraría aun más que el producto en sí.

Los perjuicios a la salud serían de hecho menores que los de los actuales dispositivos. Lo primero que advierten es que pueden producir esterilidad si te los colocas en la entrepierna: el calor recalienta los tegumentos. Por tanto, la posibilidad de que la radiación de una batería nuclear deje estéril no es un fenómeno que no suceda con tecnologías convencionales. De hecho, con un portátil nuclear bastaría con vestir una coquilla de plomo para evitar el riesgo. Por el contrario, los portátiles convencionales desprenden tanta energía térmica que el plomo solo sería un material conductor del calor que agravaría la situación.

Macizorro quedándose impotente mientras liga en el chat

Macizorro quedándose impotente mientras liga en el chat

La muy eficiente energía nuclear permitiría además alimentar al portátil con una pila tan reducida que el espacio habitualmente ocupado por la batería podría emplearse para situar una eficiente refrigeración por líquido (la pila nuclear puede alimentar ese circuito sin problemas). En los actuales, debido a ese espacio ocupado, los ventiladores se situan en la parte inferior. Usarlos sobre las piernas hace que los pelos de las mismas se metan en las rejillas de ventilación y se enreden entre las palas del dispositivo, dando unos tirones de mil demonios. Y con el riesgo de acercarlo a los genitales y sufrir una depilación brasileña en frío.

Paneles robando el sol que podría iluminar nuestras playas

Paneles robando el sol que podría iluminar nuestras playas

Visto que el riesgo ya existe y no se aporta ninguna incertidumbre nueva para la salud, está claro que el gobierno apoyará esta medida de emprendimiento: como ya han demostrado el anterior gobierno y el actual, cancelar todos los planes de energía solar y eólica ha sido un gran paso adelante para el país. Petróleo, gas y carbón. Como debe ser. Habrá quien argumente que eso aumenta nuestra dependencia del exterior, pero nuestros avezados estadistas ya están manos a la obra para proporcionarnos fracking autóctono que nos librará de las multinacionales.

Y así, con nuestro gas y nuestro petróleo, con nuestro uranio en nuestros dispositivos portátiles, nos acercaremos un poco más al segundo imperio español: una posición predominante en Europa y en el mundo donde nadie nos toserá ni nos dictará la política económica. Podemos estar orgullosos.

 

 

 

 

 

 

 

Anuncios