Etiquetas

, , , , , , , , , , , , ,

Dvônadov Mohojrsky

Dvônadov Mohojrsky

Según los descubrimientos de Dvônadov Mohojrsky y Pieter Ashtolainhi recientemente publicados y que suponen un gran avance hacia la consecución de una teoría unificada de la física, la ley o leyes de Murphy tienen una sólida base en el tejido más básico de nuestro Universo. Lo crucial de esta teoría Mohojrsky-Ashtolainhi es que ha sido capaz de predecir fenómenos allí donde la Relatividad y la teoría cuántica colapsaban.

En concreto, consiguió predecir en el CERN el resultado de dos experimentos que más tarde se han reproducido en el FermiLab. Tras múltiples ensayos en este momento la confianza es de sigma 5.9. Los casos propuestos han sido los siguientes:

Pieter Ashtolainhi aburrido

Pieter Ashtolainhi aburrido

1) Un físico voluntario prepara un nuevo proyecto y acuerda hacer una prueba delante de sus jefes en una determinada fecha. El físico comprueba previamente que todo está correcto para el show. Indefectiblemente la prueba falla estrepitosamente delante de los superiores cuando se pone en marcha.

2) Se prepara un experimento que solo puede fallar si se dan tres coincidencias prácticamente imposibles. Indefectiblemente el día del show se dan las tres improbables coincidencias.

Ambos resultados se han predicho con un error de tan solo 0.000000000001%. Y es que lo crucial de la teoría Mohojrsky-Ashtolainhi aporta la base matemática de la que se deducen dos importantes consecuencias:

1) Nuestro Universo es en realidad producto de la intersección de dos universos previamente existentes. En su vagar por el hiperespacio de once dimensiones, dos universos chocaron y se mezclaron. Se trata de un choque aún más colosal que el de dos galaxias, pues no comprende solo la interacción de materia y energía, sino la mezcla de sus propiedades, dimensiones y constantes cosmológicas:

– El primer universo primario era totalmente determinado y poseía tan solo fuerza de gravedad y materia en forma de bolitas sólidas (bolitones). De él ha quedado el remanente descrito por la teoría de la Relatividad de Einstein.

– El segundo universo era totalmente indeterminado, regido por fuerzas electromagnéticas y la presencia de campos para formar la fuerza fuerte y la débil. Su contenido era energía pura de forma indefinida que se movía en un azar cabalístico (cabrones). Su comportamiento podía ser descrito con la teoría cuántica con correcciones apropiadas.

La mezcla de ambos universos produjo el actual, donde pueden convivir materia y energía a costa de ser predecible solo hasta cierto punto. Como resultado, y según lo descrito en el experimento 1, un científico puede estar totalmente seguro de que su proyecto funciona completamente y fallar en el momento de la exposición a sus jefes, lo cual es una extensión del experimento gedanken del gato de Shrödinger donde por fin puede determinarse el momento exacto en que se producirá el fallo, si bien es imposible hacer nada por evitarlo.

2) El universo está formado por un solo par de electrones: los electrones son en realidad cuerdas de once dimensiones que pueden moverse libremente no solo a través del espacio y del tiempo. Lo que vemos en tres dimensiones no es más que el paso fugaz de un solo electrón a través del tiempo en el instante que llamamos “presente”. Cuando viaja adelante en el tiempo, lo vemos como electrón, cuando viaja hacia atrás todas las propiedades físicas son exactas, a excepción de su carga eléctrica, que se vuelve positiva por la inversión de la paridad en el modelo estándar de particulas. El hecho de que exista menos antimateria que materia se debe a que el electrón suele volver atrás más frecuentemente por la dimensión 9, no accesible normalmente a nuestras tres habituales (que son la 1,3 y la 7). Lo que llamamos protones, neutrones, fotones y demás partículas son cruces del electrón en su viaje cuando pasa por las dimensiones 4 y 5 y menos frecuentemente por la 8.

Puesto que solo hay un electrón-positrón, el espacio tiempo está cruzado continuamente él formando un ovillo. Como todo ovillo, se enreda y forma nudos donde menos hace falta. Por ello, en el experimento 2 se produce la coincidencia indefectible de tres casualidades desdichadas: puede imaginarse la materia como el cable de un cargador de móvil que guardamos tratando de enrollarlo correctamente. Cuando pase un tiempo X, se formarán nudos donde más inconveniente resulte por mucho esmero que pongamos en la tarea.

Se avecinan sin duda nuevos tiempos para la física, que ahora ya es capaz de describir los asuntos de la vida cotidiana y dar valor científico a lo que hasta ahora eran elucubraciones humorísticas con un extraño sentido de realidad antes indemostrable.

Anuncios