Etiquetas

, , , , , , , , , ,

Muchas clasificaciones se han visto de los seres que pululan en una empresa, desde aquellas que se utilizan en recursos humanos -el colaborativo, el conflictivo…- a esas otras graciosas de los chistes y collages que pululan por las redes sociales.

Pero en ninguna de ellas he logrado encontrar a ese personaje extraño que siempre termina por aparecer allí donde existe una oficina.

Me explico: a cualquiera le puede dar un apretón espantoso y tener que encerrarse en el water de la empresa a pegar un taponazo en un momento dado, pero para el común de los mortales siempre es algo desagradable hacerlo fuera de casa, donde uno encuentra ese ambiente íntimo donde leer un buen libro.

Sin embargo, siempre hay alguno que día tras día y con una regularidad digna de Coronado, deja el zurullo en los servicios de la oficina, aromatizando las estancias aledañas y por lo general, sin usar la escobilla, que para algo está, dando así colorido a la habitualmente aburrida superficie blanca del inodoro.

¿Por qué ese placer, esa necesidad de hacerlo siempre en la oficina (o en el gimnasio, que también los hay)?¿se cagan metafóricamente en la empresa?¿Lo hacen para ahorrarse unos metros de papel higiénico al mes?¿Para joder a los compañeros?¿O creen demostrar mayor eficacia en la empresa trabajando tantas horas que no tienen tiempo ni para cagar, como dice el dicho popular?

Anuncios