Etiquetas

, , , , , , , , , , , ,

Los gurús de la nuevas tecnologías, personajes que en su mayoría son analfabetos en informática y sociología pero tienen el don de la charlatanería, se llenan la boca hablando de las virtudes de las “redes sociales”, de la transmisión del conocimiento y la conversión de cada ciudadano en periodista voluntario improvisado. Es todo tan bonito que nunca señalan la falta de rigor con la que se transmiten los mensajes surgidos de cualquier fuente dudosa. Y ello es irresponsable, porque una sociedad que desee tomar provecho del poder de Internet ha de tener en mente el rigor y la autocrítica. En otro caso la red será tan solo una extensión de la televisión en su peor sentido, aquella caja que nos hace tragarnos cualquier bulo que nos quieran meter por los ojos y los oídos.

Hace poco tiempo, alguien decidió crear una cuenta en Twitter con el nombre falso de Umberto Eco. Indicó que Gabriel García Márquez había muerto, confirmado por su familia y por Vargas Llosa. El rumor pronto estaba en muchos medios de Internet. El hombre, evidentemente seguía vivo y coleando, aunque tal vez le pitaran los oídos.

Una vez más vía Twitter un periodista con muy poco sentido de su propia profesión también lanzó apresuradamente el rumor de que el futbolista Iniesta donaría integramente su prima por la victoria en la Eurocopa para paliar los efectos de los incendios acaecidos en Valencia.

Y son solo dos ejemplos de lo fácil que es extender cualquier bulo como la pólvora con tal de que encaje con los deseos o indignaciones de la población. Veamos por ejemplo este cartel que ahora circula por Facebook de cuenta en cuenta:

Senados y senadores en el mundo

Con buscar un poco de información veremos que la realidad es que EE.UU. tiene 50 estados y en su senado hay 100 miembros. En cuanto a Alemania, el senado de ese país, llamado Bundesrat,  está formado por 69 miembros. El senado de España tiene 266 miembros, no 260.

¿De verdad es necesario mentir sistemáticamente para tratar de influir en la opinión del ciudadano? ¿Ese es el cambio que se promulga? ¿Sustituir unas mentiras por otras? Flaco favor hacen a la sociedad comportandose del mismo modo que sus adversarios. Parece que no solo son el mercado y el capitalismo los tentados por la idea de maquillar la realidad.

En Twitter corrió como la pólvora una foto de antidisturbios atacando a un niño en Valencia.

Niño con antidisturbios

Luego se demostró que era una fotografía tomada en un desahucio en Torrejón de Ardoz en 2011. ¿A quién ayuda eso? ¿A los manifestantes que quedan por mentirosos o al niño cuyo dramático caso queda silenciado y tergiversado?

Como si no hubiera habido bastantes palos en las manifestaciones del 15M, había que inventar más. Un indigente apaleado por los antidisturbios.

Indigente apaleado

Que resultó ser simplemente un indigente que dormía allí y le pilló todo el follón sin comerlo ni beberlo, visto desde otro ángulo.

Indigente entre medias

Incluso Al Jazeera, medio teóricamente independiente de los “poderes del mal”, se permitió informar con imágenes falsas de la toma de ciudades Libias por los rebeldes en un montaje que más tarde reconoció. Es más, sobre esto último no te voy a ofrecer ninguna prueba, para que tú investigues si es verdad o mentira.

¿De verdad ese es el cambio que queremos? ¿Mentiras por mentiras? Crítica, por favor, crítica y desmentidos en cuanto se cace al mentiroso. Quien miente solo quiere manipularte, es tu peor enemigo. Si quieres cambiar las cosas barre a la quinta columna, a aquellos que solo buscan la fama por la fama en sus cuentas de la red, o los que simple y llanamente quieren hacerte de su bando para llenar sus bolsillos.

Algunas cosas que no te contarán los gurús del 2.0:

– Muchas personas buscan la fama a toda costa, y reciben una gran recompensa psicológica cuando las visitas de su Twitter, Facebook o blog aumentan. No les importa mentir y tergiversar las noticias con tal de tener su minuto de gloria.

– En las redes sociales también hay muchas personas interesadas política y económicamente en mentir, para conseguir más poder y dinero.

– El impacto de una imagen o un texto bien puede cegarte y llenarte de adrenalina. Un ser humano bajo el efecto de la ansiedad es más propenso a actuar irreflexivamente y ser controlado para extender cualquier bulo.

– El poder sabe muy bien como manejar los medios para convencerte, y ello no solo se da en la televisión o la radio. Cualquier buen político aprende lo último en técnicas de propaganda para conseguir sus fines. Obama triunfó gracias a las redes sociales y la acertada política de imágen, del mismo modo que Kennedy lo hizo en su época con los medios entonces disponibles. No todo el que se te acerca en una red social quiere cambiar el sistema ni es tu amigo.

– Cuanto más jodido estés más buitres vendrán a aprovecharse de tus desgracias. La carne de cañón es un bien preciado, y estás en grave peligro de ser reclutado para el beneficio de otros.

– Muchos de tus amigos en Facebook no son de verdad tus amigos. Puede dolerte, pero es cierto. Lo siento, pero afróntalo: no te quieren, no te aprecian, ni siquiera piensan en ti de vez en cuando. Tan solo lo hacen para abultar sus propias cifras. No serás más feliz por tener más amigos, al contrario, lo serás cuando empieces a podar contactos supérfluos. O como mínimo estarás más tranquilo, tal vez la felicidad la tengas que buscar fuera de la red a ratos.

Anuncios