Para esta tercera entrega, dejemos la palabra a Jiddu Krishnamurti:

 

Anuncios