Etiquetas

, , , , , , , , ,

Creo que todo el mundo conoce el inicio de “El Quijote”, novela de un tal Cervantes, bien sea porque es muy importante, bien sea porque es lo único que se lee antes de buscar la película o el resumen:

“En un lugar de la Mancha, de cuyo nombre no quiero acordarme, no ha mucho tiempo que vivía un hidalgo de los de lanza en astillero, adarga antigua, rocín flaco y galgo corredor. Una olla de algo más vaca que carnero, salpicón las más noches, duelos y quebrantos los sábados, lentejas los viernes, algún palomino de añadidura los domingos, consumían las tres partes de su hacienda.”

No obstante, Cervantes no siempre tuvo éxito para colocar los principios de sus novelas entre los más recordados, y creo que en nuestra sociedad actual sería difícil encajarlo:

“Parece que los gitanos y gitanas solamente nacieron en el mundo para ser ladrones; nacen de padres ladrones, críanse con ladrones, estudian para ladrones y, finalmente, salen con ser ladrones corrientes y molientes a todo ruedo; y la gana del hurtar y el hurtar son en ellos como accidentes inseparables, que no se quitan sino con la muerte.”

La Gitanilla

Debo decir en su defensa, no obstante, para aquellos que piensen en la incorrección política, que al principio dice “gitanos y gitanas”, lo cual demuestra una sensibilidad hacia la corrección de género que es más antigua en este país de lo que piensan muchos políticos avezados. Lo otro sí, no es precisamente una declaración universal contra los prejuicios, de lo que se dice en público al respecto, al menos.

Anuncios