Mucha gente habla a menudo del botón “no me gusta”, para castigar a sus compañías en Facebook. Es algo más que sabido que incluso existen fraudes al respecto, prometiendo ese botón a cambio de instalarte un virus que te roba hasta la fecha de tu matrimonio, que probablemente ignorabas. Pero yo quiero tratar un asunto más grave, que es la falta de empatía que se da entre las amistades, no realmente porque tus amigos de Facebook pasen de ti como de la mierda, cosa habitual, sino porque el propio sistema lo impide.

Un caso elocuente es el de la salud. Cuando alguien quiere animar a un enfermo en Facebook y no quiere molestarse en escribir nada, su única opción es pulsar el botón “me gusta”:

Sin embargo, como podemos comprobar en la ilustración superior, el efecto es claramente nefasto. Parece que nos alegrara el lamentablemente estado de nuestro amigo, en lugar de apenarnos o mantenernos indiferentes.

Propongo, pues, que se cree el botón “me compadezco”, que permite un nivel de comunicación similar al de la vida real, donde, por compromiso, transmitimos nuestras condolencias inexistentes a nuestras amistades periféricas, ofreciendo un efecto de consuelo placebo a los afectados por una calamidad:

No obstante, seamos serios, también sospecho que cabe la posibilidad de que al final nos encontremos con ésto:

…Lo cual al menos nos servirá para decidirnos de una vez a limpiar nuestra abultada lista de contactos acumulados sin ton ni son.

Anuncios